Noticia

Foto: Antonio Pizarro

je

 

La primera ronda de contactos de Espadas con la oposición fue un trámite

Adelante se pronuncia e intentará ser "útil" para la ciudad

 

María José Guzmán

Una semana después de las elecciones del 26-M vuelve la normalidad tras unos días de resaca y de eventos varios que han alterado el ritmo municipal. A la espera del pleno de investidura, que tendrá lugar el 15 de junio, el socialista Juan Espadas ha mantenido este lunes los primeros contactos con el resto de candidatos en una ronda que podría calificarse de presentaciones, utilizando el símil escolar. El curso no comenzará oficialmente hasta que la corporación no tome posesión de sus cargos y la nueva estructura eche a rodar a final de junio. Hasta el día 14 los concejales salientes están en funciones.

Los primeros contactos han sido puramente protocolarios y, según han manifestado algunos grupos políticos, se han desarrollado con cordialidad. Espadas se ha reunido uno a uno con los candidatos del PP, Beltrán Pérez; Adelante Sevilla, Susana Serrano; Ciudadanos, Álvaro Pimentel; y Vox, Cristina Peláez, que ha destacado públicamente su ilusión por empezar a trabajar cuanto antes en el Ayuntamiento.

En la ronda no se ha abordado ningún tema específico ni se ha hablado de posibles pactos de gobierno. En esta primera reunión todos han expuesto su perspectiva de mandato y ahora tendrán que ser los grupos interesados en alcanzar un posible pacto con el PSOE quienes tomen la iniciativa. Aunque tampoco se ha fijado de manera formal a quién corresponde dar el siguiente paso.

Hay dos partidos que podrían darlo: Ciudadanos, que de momento guarda bastante hermetismo sobre su postura, y Adelante Sevilla, que ha mostrado disposición a dialogar y a defender sus planteamientos de izquierdas para intentar ser "útiles para mejorar la ciudad". Las prioridades que Adelante ha puesto sobre la mesa pasan por poner en marcha medidas destinadas a los barrios más pobres, avanzar en políticas de movilidad y desarrollar el Plan Estratégico. Todo parece bastante asumible por parte del PSOE.

Espadas ha fijado, lo hizo tras la noche electoral, sus límites: no necesita ningún acuerdo para ser investido alcalde, tampoco para gobernar. Sí le vendría bien amarrar el apoyo de otro grupo porque le faltan tres ediles para tener la mayoría absoluta en el pleno. No obstante, después de un mandato en el que ha gobernado con sólo once concejales, está dispuesto a prescindir de "hipotecas" y ya ha asegurado que gobernará en solitario si las opciones que se le plantean limitan de alguna manera sus proyectos. A diferencia de 2015, está en una posición de ventaja.

Espadas ha reunido también a todos los concejales electos de su grupo, en el que se estrenan un total de seis de los trece. El resto repite y se perfila con responsabilidades muy similares, aunque no se descartan cambios y mayor reparto de las competencias. Entre los nuevos ediles hay dos afines a Pedro Sánchez (Fran Páez y Carmen Fuentes, secretarios generales de las agrupaciones de Nervión y Bellavista) y contrarios a la corriente en la que se encuadra Espadas, una muestra de que las listas han sido integradoras y nada traumáticas.

                              ugtarr                fitagugt                 ugtandalucia               logougtsevilla