Noticia

Foto: Vanessa Gómez

icas

 

La intención del alcalde es que cobren un máximo de 80.000 euros, menos que él, y ya ha aplicado la medida con el nuevo gerente de Urbanismo

 

Alberto García Reyes

El tope salarial que impusieron a Juan Espadas Podemos e IU en el anterior mandato a cambio de la Alcaldía ha pasado a la historia. Como adelantó este periódico, el alcalde llevaba tiempo analizando esta situación y entendía que la limitación de sueldos para contratar a gerentes y directivos en las empresas municipales reducía de manera drástica las opciones de fichar a profesionales de gran valía en el mercado, ya que muchos de ellos no están dispuestos a exponerse a la presión pública perdiendo encima dinero. El acuerdo con los partidos de izquierda obligó a Espadas a fichar a sus personas de confianza para la gestión de Tussam, Lipasam, Emvisesa o Emasesa ofreciendo un sueldo tope de 50.000 euros, ya que Podemos e IU le obligaban a que todos los directivos cobraran menos que el primer edil. Esta situación condicionó las incorporaciones, ya que la mayoría de los fichajes que se hicieron procedían de empresas en las que tenían salarios superiores. En algunos casos, los elegidos rechazaron la oferta y en otros aceptaron integrarse en el Ayuntamiento, pero dejando claro que hacían un esfuerzo.

En este contexto, el alcalde ha decidido romper esa regla y las incorporaciones que se lleven a cabo en este mandato ya no tendrán que ajustarse a esos límites. De hecho, el recién fichado gerente de Urbanismo, Rafael Márquez Berral, tendrá un sueldo próximo a los 80.000 euros. Esa cantidad sigue estando por debajo de la que ingresará Espadas tras la subida de sueldos de hasta un 40 por ciento acordada en el Pleno de organización del Ayuntamiento, que revisó los salarios de todos los concejales de la Corporación, congelados desde 1991. Y el resto de gerentes no tendrá una revisión de sus nóminas, por lo que sus ingresos también seguirán siendo inferiores a los de Espadas. Pero aunque la intención del alcalde es que nadie cobre más que él, la norma se ha revocado. No en vano, esta limitación ha suscitado muchos debates en el Ayuntamiento durante los últimos cuatro años, ya que se llegó a acusar a Juan Ignacio Zoido de pagar cantidades muy altas a sus gerentes, de lo que el PP se defendió alegando que había contratado a profesionales de gran prestigio que habían resuelto las situaciones de quiebra en las que estaban varias sociedades municipales, como Mercasevilla, Emasesa o Fibes, ya que cuando se contrata a bajo precio no se puede contar con los mejores expertos y el resultado para el Ayuntamiento acaba siendo peor.

Lo cierto es que en esta disputa Juan Espadas ha terminado optando por una medida intermedia: ni pagará sueldos que impiden fichar a buenos gestores, ni dejará que nadie cobre más que él. Pero esto, claro, se ha podido llevar a cabo gracias a su propia subida.

Es decir, en el límite de retribuciones que se plantea en este caso de la Gerencia de Urbanismo, el tope volverá a ser el sueldo del alcalde, aunque ahora será sólo una regla no escrita. Los sueldos, además, no serán iguales en todos los consejos y y órganos autónomos y «cada caso se mirará de forma específica siempre con el tope máximo del sueldo de alcalde», según explican a este periódico fuentes municipales, que inciden en que no se trata de «una revisión general», sino que «cada caso tendrá un tratamiento especial y por ahora sólo hay uno definido claramente, que es el del gerente de Urbanismo, que estará cerca del alcalde aunque por debajo». «El resto no están aún definidos y algunos se van a quedar más cerca de como están ahora que de los datos del alcalde», añaden las citadas fuentes.

 

El Partido Popular estará en Urbanismo

Esta es la principal medida que se ha adoptado en el proceso de renovación de los órganos municipales al que obliga el nuevo mandato, pero no es la única. El delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, ha acordado con la junta de gobierno local que volverá a ofrecer un puesto en la ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo a la oposición, en este caso al grupo mayoritario, que es el PP. Se trata de una medida que se adoptó en 2015 debido a que el PP fue entonces el partido más votado y ganador de las elecciones y que se mantendrá pese a que ahora el más votado es el PSOE.

 

Victoria Bravo seguirá al frente del Instituto de la Cultura y las Artes

Antonio Muñoz tuvo que ficharla a mitad del mandato pasado porque el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) había acumulado un agujero de un millón de euros con la gestión de Francisco Cerrejón, una persona muy relacionada con la Cultura, pero que no tenía experiencia en la administración económica. Desde entonces, la economista Victoria Bravo ha puesto orden en las cuentas del órgano que gestiona la Cultura sevillana y tras varios reconocimientos de crédito que el gobierno tuvo que llevar al Pleno para resolver la deuda que arrastraba el ICAS, ahora todo está aparentemente bajo control.

Por eso Muñoz va a proponer en la junta de gobierno de este viernes su continuidad como gerente del Instituto y le dará estabilidad a una entidad que ha sufrido un sinfín de altibajos y cambios de dirección en los últimos años. De hecho, cuando Muñoz puso al frente del ICAS a Bravo, que procedía de la sociedad liquidada por Zoido Sevilla Global, lo hizo sin llamar la atención, casi en silencio, para evitarse más titulares. Al delegado le tocó lidiar con la destitución de Cerrejón y la marcha del entonces director de Proyectos, Chema Blanco, que actualmente dirige el festival flamenco de Nimes. Estas salidas le permitieron hacer una remodelación integral en el seno de este organismo creado por el que fuera concejal de Cultura durante los últimos años del mandato de Monteseirín, Juan Carlos Marset, que se ha consolidado.

 

                              ugtarr                fitagugt                 ugtandalucia               logougtsevilla