Noticia

Foto: Rocio Ruz

dlc

 

La factura se incrementará de manera drástica para las obras que evitarán vertidos de agua contaminada, un asunto que investiga el Seprona, a pesar de que ya se aplica el canon para infraestructuras

 

Alberto García Reyes

El Ayuntamiento tiene previsto subir la tasa de agua un 7% en 2020 para poder pagar las obras urgentes que tiene en cartera Emasesa, que consisten principalmente en el arreglo de las depuradoras de Sevilla que están haciendo un tratamiento irregular de las aguas residuales con exceso de nitrógeno y fósforo, un asunto que investiga el Seprona de la Guardia Civil. De hecho, los agentes han emitido varios informes sobre la calidad del agua de los centros de San Jerónimo, El Copero y Tablada en los que aseguran que los vertidos superan los límites legales de nitrógeno y fósforo. Esta posible falta de diligencia, que se instruye en el juzgado de instrucción número 6, se va a solucionar encareciendo la factura del suministro de agua de los sevillanos, según la propia compañía Emasesa ha comunicado a sus consejeros a través de un documento al que ha tenido acceso ABC y que no admite dudas. Lo llamativo es que para la ejecución de infraestructuras la factura de Emasesa ya incluye el canon local, que también subirá cuatro céntimos y será de 2,19 euros al mes en 2020, y el canon de la Junta de Andalucía, que es de 2,20 euros mensuales.

El informe se titula «Presupuestos, tarifas y ordenanzas 2020» y en él se detallan todas las propuestas económicas para el próximo ejercicio. El consejero delegado de la compañía, Jaime Palop, no se anda con rodeos en esta exposición y va al grano en la primera página: Emasesa tiene tres objetivos fundamentales para el próximo año, que son las obras para arreglar las pérdidas en red, las actuaciones urgentes para asegurar el servicio y «atender las necesidad de tratamientos residuales (nitrógeno y fósforo) y la calidad de agua en origen (cloración, carbón activo...)». A continuación el documento asegura que «estos objetivos se cubren con una subida del 7% en domésticos (8% para otros usos)». Esto último se refiere a consumos industriales.

Con esta actualización de las tarifas Emasesa persigue recaudar 10,6 millones de euros más el próximo año, de los que 7,8 se destinarán a las citadas «actuaciones prioritarias». El resto, 2,6 millones, se invertirá en «gastos de tratamiento y ordinarios». Esto quiere decir, según reconoce el propio informe, que si en 2019 una familia paga 24 euros al mes por el suministro de agua, en 2010 pagará casi dos euros más, 25,72. De esta manera, la compañía metropolitana solucionará los problemas que tiene con sus infraestructuras, que no son nuevos. Curiosamente, en 2018 Emasesa aprobó un reparto de dividendos que el Ayuntamiento llegó incluso a presupuestar en cinco millones.

El informe añade que «con este escenario de subida en 2020 respetamos el importe de actuaciones en redes que hemos tenido en la pasada legislatura e iniciamos la renovación de infraestructuras críticas de gran impacto sobre el área metropolitana», pero también explica qué pasará «si no se aprueba subida alguna». En primer lugar, «la previsión de actuaciones en redes se vería minorada en 2,6 millones para atender los gastos de explotación». En segundo lugar, «no se podrían atender las actuaciones urgentes».

Para justificar la decisión, Emasesa incluye en el documento una factura tipo de una vivienda de tres habitantes con un consumo medio de 12 metros cúbicos de agua al mes. En ese caso, subiría el recibo 1,43 euros, una cantidad que la compañía considera anecdótica hasta el punto de compararla con las tarifas de otras empresas de abastecimiento de agua, como Aljarafesa y Aguas del Huesna, que tienen un coste aún superior. En todo caso, si la subida se consuma será la mayor de la década, ya que desde 2013 los incrementos nunca han pasado del 1,4%.

 

 

 

 

 

 

 

 

                              ugtarr                fitagugt                 ugtandalucia               logougtsevilla