Noticia

Foto: ABC

policia

 

Tras dictarse la orden, el Ayuntamiento asegura que los agentes dieron marcha atrás y se harán la prueba

 

Silvia Tubio

Hay una demanda generalizada en la población y en colectivos profesionales muy atacados por la pandemia de la Covid-19 como es la urgente necesidad de realizar test que determine quién ha pasado la enfermedad y quién no. El Ayuntamiento de Sevilla ha iniciado esta semana las pruebas en su plantilla municipal, priorizando en trabajadores que han podido estar más expuestos al virus como bomberos, policías locales o el personal de los servicios sociales. Los primeros test se realizaban en la mañana del pasado miércoles y la sorpresa saltaba cuando un grupo de policías locales comunicaba su negativa a someterse a la prueba. Una postura que fuentes municipales no dudan en calificar de «inexplicable».

La decisión de los funcionarios policiales obligó a los responsables de la Jefatura a actuar de inmediato y poco antes de las dos de la tarde se comunicaba una orden por la cual se comunicaba a la plantilla que todo aquel funcionario que no quisiera pasar la prueba, tenía que firmar la renuncia voluntaria, asumiendo la responsabilidad. Se comunicaba, además, a ese personal que no se les iba a asignar servicio alguno y que tendrían que marcharse a su casa hasta nueva orden. De esa manera, la jefatura adoptaba una suerte de cuarentena forzosa para aquellos funcionarios que no querían someterse a una prueba que arroja una información muy valiosa para conocer si hay focos activos de posible contagio en la plantilla y adoptar medidas de prevención más eficaces.

 

Desde el Ayuntamiento confirman que tras dictarse la orden, los agentes díscolos decidieron claudicar y se van a hacer la prueba. Fuentes oficiales del Consistorio aseguran no tener claras las motivaciones de estos funcionarios cuando entre la plantilla municipal hay un amplio consenso sobre la idoneidad de estas pruebas.

Sin embargo, fuentes policiales consultadas por ABC señalan que los agentes se habrían negado ante la posibilidad de un positivo, que les supone una retirada temporal del servicio porque deben pasar la cuarentena y también una reducción de ingresos en concepto de pluses como la productividad. En ese sentido, la orden dictada por los jefes policiales los colocó en una posición imposible ya que al negarse, los jefes los mandaban igualmente a su casa y, por tanto, se quedaban también sin esos ingresos. Tanto desde el Consistorio como en el seno de la Policía Local subrayan que esta postura incomprensible sólo la mantuvo una mínima parte y la trataron de justificar alegando que estaban en su derecho como cuando se opta por no someterse a la revisión médica que las empresas ofrecen todos los años a sus empleados.

La negativa de estos policías también motivó que se elevara una consulta a los servicios jurídicos sobre qué posibilidades había de obligar a los funcionarios atendiendo a la situación de alarma sanitaria y si se había producido alguna situación similar en otras administraciones. Un debate que no se ha resuelto aún, según señalan las mismas fuentes municipales.

Precisamente la plantilla de la Policía Local fue una de las primeras que se vio afectada por la pandemia y donde se diagnosticaron los primeros casos de empleados municipales contagiados por el virus.

El Ayuntamiento anunció la semana pasada que los policías y bomberos tendrían prioridad en las 3.000 pruebas o test rápidos que se han empezado a realizar esta semana. A continuación y siguiendo con el plan de aplicación consensuado con la Junta, en función del grado de exposición de los empleados, los test se aplicarán a la plantilla de servicios sociales, cementerio, zoosanitario, limpieza municipal, informática, lipasam y tussam.

 

Positivo en bomberos
Con anterioridad ya se habían realizado unas 2.000 pruebas a las personas sin hogar que habían confinado en espacios acondicionados como pabellones deportivos, los trabajadores del servicio de ayuda a domicilio y las personas que siguen viviendo en el asentamiento chabolista de El Vacie. La razón esgrimida es que esos colectivos presentaban un riesgo elevado de contagio y se quería obtener información sobre la incidencia del virus para adoptar medidas de prevención.

Sobre los resultados que están teniendo estos test que se van a llevar a cabo a lo largo de la semana, apenas han trascendido datos. Desde el Consistorio aseguran que la información que se ofrecerá al finalizar todas las pruebas será de carácter general, tal y como han acordado con la junta de personal. ABC ya ha confirmado que gracias a estas pruebas se están detectando positivos asintomáticos. Trabajadores que estaban de servicio porque no presentaban síntomas de tener el virus. Así ha ocurrido con el primer positivo que se ha registrado en la plantilla de los bomberos. De los 80 primeros test efectuados a los efectivos de los parques capitalinos, sólo uno ha dado positivo. Ese trabajador fue enviado a su casa donde tendrá que pasar la cuarentena domiciliaria.

                              ugtarr                fitagugt                 ugtandalucia               logougtsevilla